Un poema de Halina Birenbaum

Mencionábamos en la entrada anterior a un sacerdote polaco, Wojciech Lemański, que se ha convertido en “conservador” de la memoria de la Shoá allí adonde es destinado como párroco. Pues bien, contaba este mismo sacerdote que cada último sábado de mes va a Treblinka y allí reza unos salmos, oraciones y recita un poema de Halina Birenbaum, superviviente del gueto de Varsovia y de los campos de Majdanek, Auschwitz, Ravensbrück y Neustadt-Glewe, titulado Id a Treblinka. Es un bellísimo poema del que me he permitido hacer una traducción libre:

Id a Treblinka,
abrid bien los ojos,
aguzad bien los oídos,
contened la respiración, escuchad las voces que allí emanan
de debajo de cada grano de tierra.Id a Treblinka,
os están esperando, sedientos de oír la voz de vuestra vida,
de una señal de vuestra existencia, de un paso de vuestras piernas,
de una mirada humana
que comprenda, recuerde,
de un soplo de amor por sus cenizas.

Id a Treblinka,
por vuestra propia, libre voluntad,
id a treblinka en la fuerza del dolor por encima de los horrores
allí perpetrados
del fondo de la comprensión y del corazón que llora, no se conforma,
escuchadles allí con todos vuestros sentidos.

Id a Treblinka,
os contará allí el silencio verde dorado o blanco
innumerables historias
sobre la vida prohibida, imposible: arrebatada.

Id a Treblinka,
mirad cómo el tiempo allí está parado,
el silencio atronador de los muertos,
las piedras de formas humanas en aquella soledad.

Id a Treblinka, sentid esto durante un momento.

Id a Treblinka
a poner unas flores con cálidas lágrimas, suspiros humanos,
ante una de las piedras en recuerdo de los asesinados,
ante su polvo y cenizas.

Están esperándoos en Treblinka.
Si fuerais escucharíais sus historias alzándose
en aquel silencio.

Traedles cada vez que vayáis
noticias sobre cómo se perpetúa vuestra vida por aquel entonces prohibida,
sobre el amor que está vivificándose.

Id a Treblinka durante generaciones,
no les dejéis solos.

Podéis leer más poemas de la autora en esta otra entrada del blog.

Tuve la suerte de escuchar a Halina Birenbaum en el Museo Polin de Varsovia hace un mes en ocasión del aniversario de la liberación de Auschwitz. Me sorprendió la energía y el sentido del humor de esta mujer menuda de 84 años que nació el mismo año que Anna Frank (y esta casualidad hace que se disparen los paralelismos…). Halina vive en Israel, allí ha escrito versos y también varios libros autobiográficos, todo ello en polaco. Su principal obra autobiográfico, Nadzieja umiera ostatnia (La esperanza es la última en morir) ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos al español en edición del Museo de Auschwitz. Pero también sus versos deberían traducirse y publicarse en español y más mientras esta extraordinaria mujer todavía esté entre nosotros (y esperemos que durante muchos más años). birenbaum_esp_c,oHuCn6impHCVqcKHZpY (Una nota sobre la edición en español de las memorias de Halina: hay que congratularse de que puedan leerse en español (es una lectura imprescindible que por fin ya está accesible en nuestro idioma), pero es de lamentar que no se hayan editado con suficiente cuidado. Se detectan bastantes erratas, una de las más destacables, quizás, que no haya un criterio uniforme para la grafía de los nombres de calles de Varsovia (algunos nombres están en grafía adaptada al español, otros en la grafía polaca). Pero también hay errores de traducción que se detectan a simple vista, sin tener que contrastar la traducción con el original: por ejemplo, los habitantes del gueto no estaban obligados a llevar “cintas” con la estrella de David sino brazaletes; las enfermeras de Auschwitz no eran “hermanas” (“hermana” se llama también en polaco a una enfermera, por aquello de que en muchos hospitales las enfermeras son monjas, pero esto era impensable en Auschwitz). Otro error que muestra la falta de familiarización con el marco histórico en que se desarrolla el libro: “la” Judenrat es en realidad el Judenrat o Consejo Judío. También hay imprecisiones en el uso de la terminología, como por ejemplo: si bien “alzamiento” y “levantamiento” son sinónimos, en la literatura histórica en español se han fijado las expresiones “levantamiento del gueto de Varsovia” o “insurrección del gueto de Varsovia” para la que estalló el 19 de abril de 1943 y en el caso de la rebelión de los varsovianos contra el ocupante -que empezó el 1 de agosto del 44-, “levantamiento de Varsovia”. Así pues, conviene usar “levantamiento” o “insurrección” y no “alzamiento” si hablamos del gueto de Varsovia. En lo puramente língüístico, un error de sintaxis muy repetido es la expresión de la causa a principio de frase, que en español se hace con “como…” y no con “como que…” (así se hace en catalán: “com que…”).  En fin, una simple revisión y la edición hubiera resultado impecable…).

(La traducción del poema incluida en esta entrada es una versión libre del poema Jedźcie do Treblinki, publicado en Człowiek o twardym karku, Wydawnictwo Czarne, 2013).

Anuncios

11 comentarios en “Un poema de Halina Birenbaum

  1. Hola, es una pena que el vídeo no esté subtitulado. Compré su libro en Inglés en uno de mis viajes a Auschwitz… El poema es ¡¡¡bellísimo!!, para los que visitamos Treblika se pueden sentir cada verso de Halina mientras caminas entre los monolitos… y sobre todo “Id a Treblinka durante generaciones, no les dejéis solos”.
    Muy buena elección de entrada de tu blog, felicitaciones

    Me gusta

  2. Es difícil traducir un poema del poema al castellano. Lo sé, porque yo misma lo hago. ¿Por que no firmas la traducciones con tu nombre? ¿Por el tema de los derechos de autor?

    Me gusta

  3. Hola, Izabela: no es por los derechos de autor. Que yo sepa por traducir fragmentos de obras o un poema no se vulneran los derechos de autor. Además, precisamente me consta que a la autora de este poema le gustó mucho ver su poema traducido al español. He decidido simplemente que este blog sea anónimo, aunque algunos pocos amigos que me leen me conocen. ¿Tú también traduces poesía del polaco al castellano? Y por curiosidad, ¿qué autores? Estoy de acuerdo contigo en que es algo muy difícil y más cuando quieres que el resultado en castellano sea también un poema.

    Me gusta

  4. Estoy releyendo LA SAL Y EL AZUFRE. Tengo 71 años y lo leí en mi adolescencia. Buscando información sobre la autora he dado con el poema de Halina. És sobrecogedor.
    Tengo un blog de poesia, mía y de otros autores. Me he permitido copiar tu entrada en mi blog como homenaje a las dos escritoras y al pueblo judío, del que me he leído su historia varias veces.
    Siento como mía la shoa. Sufro desde que era un niño al pensar en ella.
    Mi más profundo respeto y admiración hacia vuestro pueblo.
    Josediego
    Mi blog es
    Josediegog.blogspot.com

    Me gusta

  5. He enviado un comentario y no sé si lo has recibido.
    Era sobre el poema de Halina y sobre Anna langfus.
    Mi blog es
    Josediegog.blogspot.com

    Me gusta

    1. Hola, Josediego: me alegro de que le haya interesado la entrada sobre Anna Langfus y ya de paso haya descubierto a Halina Birenbaum. Hay otros poemas de Halina en otra entrada del blog y la propia autora tiene una página web que incluye también algunos poemas suyos traducidos a otras lenguas, entre ellas al español. Por mí no hay problema en que cuelgue mis traducciones. Si además añade una referencia a mi blog, pues mucho mejor, así lo conocen más personas.
      ¿Qué impresión le causó la lectura de La sal y el azufre en su adolescencia?
      Saludos cordiales

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s